El remarketing es un concepto que todo el mundo entiende pero que casi nadie se imagina la cantidad de posibilidades que ofrece. Hay casi tantas estrategias de remarketing como productos y clientes. Solo tú, en tu empresa, podrías preparar al menos media docena. Vamos a hablar un poco de las estrategias de remarketing que puedes aplicar.

Qué es el remarketing, conceptualmente, más o menos todo el mundo lo tiene claro, y si no puedes leerlo en este artículo sobre “Qué es el Remarketing”, pero ponerlo en práctica ya no es tan sencillo.

Y no lo digo porque hacer remarketing requiera de conocimientos de publicidad, de segmentación, de utilización de las herramientas de publicidad digital y de lectura de datos, lo digo por la cantidad de estrategias de remarketing que se pueden dar dentro de una misma empresa por pequeña que esta sea.

Las dos plataformas principales para hacer campañas de remarketing son Facebook y Google, como en cualquier estrategia digital. Copan el 85% del mercado, son los que más datos poseen, los que mejor segmentan… Un duopolio en toda regla. Así que hay que entender bien el funcionamiento de ambas redes para poder ejecutar con ciertas garantías las estrategias de remarketing.

 

Estrategia de Remarketing 1: Vienes a ver algo a mi web y te “persigo” para proponerte algo.

 

La estrategia de remarketing más sencilla es la que no requiere de más que de los píxeles de seguimiento (cookies) dentro de la web y una campaña de publicidad.

Es cierto que para poder poner en marcha esta estrategia, sin hacer una campaña previa para atraer tráfico y generar leads, tienes que tener suficiente tráfico por otras vías, y eso no es fácil para las PYMES.

Lo pueden hacer Nike, Carhartt, Loewe o empresas similares que la gente conoce, que la gente busca, que entra directamente en su web… De esa forma van llenando sus bases de usuarios en las principales plataformas, Facebook y Google, para poder redirigirse a ellos.

¿Cómo lo hacen? Has entrado en Nike, en su apartado de zapatillas para hombre, has echado un vistazo y te has marchado. Los píxeles de seguimiento han captado tu presencia, se lo han “avisado” a Nike y, tanto en Fabebook, como en Instagram como en toda la red de Display de Google, ahora Nike te va a poder enseñar un anuncio de zapatillas. Si quiere, de las mismas zapatillas que has estado viendo.

Porque como estas empresas tienen músculo financiero, los públicos para remarketing dentro de su web no los crean bajo el paraguas de “zapatillas de hombre” o “sudaderas de mujer”, lo hacen directamente en los diferentes tipos de zapatillas o de familias de zapatillas más concretas. De esta forma, si has entrado a ver unas zapatillas verdes, la campaña que te van a mostrar es justo de esas zapatillas que has estado viendo. Para recordarte que un día te gustaron, que un día te imaginaste con ellas puestas… E incluso podrían hacerte una oferta para que las compres con un descuento.

 

Estrategia de Remarketing 2: Vienes a ver algo a mi web y te “persigo” para hacerte una oferta sobre eso que viste.

 

Sigamos con el ejemplo anterior. Todos los pasos han sido los mismos. Has visto las zapatillas verdes, te has marchado de la web y te voy a volver a mostrar esas zapatillas bien en Facebook e Instagram o en la red de Google, pero para acelerar tu decisión te las voy a ofrecer con una oferta.

Para esto, en la página web se crea una página, oculta a ojos del público a la que solo se puede llegar mediante la URL de la campaña, en la que te muestro las zapatillas que has estado viendo pero con un 10% de descuento. Y te doy una fecha límite para que actúe de acelerador. Así tienes pocos días para comprarte esas zapatillas que has estado viendo a mejor precio.

Te lanzo la campaña de remarketing en la que en el anuncio aparecen las zapatillas con el descuento que te hago, y el anuncio te lleva a la página (landing page) que he preparado donde están la zapatillas con descuento y donde la puedes comprar.

 

Estrategia de Remarketing 3: Te atraigo a mi web con una campaña, y en función de lo que haces en la web, te muestro otra campaña para “solucionar” tu necesidad (que soy yo o mis productos).

 

Imagínate que tienes un parking, o una peluquería, lo que ofrezcas no es problema para generar estrategias de remarketing, y lanzas una campaña en la que presumes de que ofreces las tarifas de aparcamiento más baratas de la ciudad, o los cuidados del cabello más profesionales.

Las personas que clican en la campaña llegan a tu web, donde les muestras los diferentes productos o servicios que ofreces. En nuestro caso, las diferentes modalidades de aparcamientos o los diferentes servicios de cuidado del pelo.

Echan un vistazo a las diferentes posibilidades y se decantan por ver una o dos de ellas (o ninguna o quizá más). En cada una de esas páginas tienes creado un público que detecta su presencia, y cuando se marcha, puedes empezar con el remarketing.

Si sabes que ha estado viendo la tarifa de parking “fin de semana” puedes hacerle una campaña explicando los beneficios de contratarla, puedes explicarles ventajas que quizá no haya considerado, puedes hacerle una oferta, etc. Y si ha estado viendo la página de extensiones de pelo le puedes enseñar toda la variedad de colores y tamaños que hay, cómo quedan una vez puestos, lo mucho que duran, etc. Y exactamente lo mismo para el resto de servicios o productos que ofreces. En función de qué página han visto en tu web, la campaña de remarketing les ofrece una cosa diferente. Eso por lo que previamente han mostrado interés.

Es decir, los posibles clientes “andaban” por Internet, has segmentado una campaña para encontrar a las personas que más les puede interesar lo que vendes, les has atraído con los beneficios que les aporta eso que haces, han estado en tu página, sabes lo que han visto, e incides en explicarles y “venderles” que eso que han visto es la solución a su necesidad.

 

Estrategia de Remarketing 4: Te atraigo a mi web con un contenido que te interesa, allí trato de llevarte a una página que te explica un poco más los beneficios y te muestra mi producto o servicio, y si sigues el camino, entonces te lanzo una campaña de algo que te puede interesar.

 

Esta estrategia es la mejor para pescar en mar abierto, cuando no puedes identificar claramente a tus posibles compradores, y es posiblemente la que mejor utiliza todas las herramientas y las ventajas del marketing digital, porque sigue al dedillo el proceso de un Embudo de Ventas y de un Customer Journey.

Una vez más esta estrategia es válida para casi cualquier empresa, me vale una inmobiliaria o clínica odontológica. Así que vamos a explicarlas con los dos tipos de negocio.

En la web genero un contenido que se llama “5 cosas que tienes que saber antes de vender tu casa” o “5 cosas que tienes que saber antes de hacerte un implante”. Y lanzo una campaña que habla precisamente de eso, de las 5 cosas que tienes que saber antes de meterte en el embolado de vender tu casa o cambiarte los dientes.

La segmentación es muy amplia, puedes acotar por edad, si sabes que la mayoría de las personas que venden su casa tienen más de 40 años, o por área de influencia, si sabes que tus pacientes vienen mayoritariamente de los Códigos Postales más cercanos a tu clínica. Pero el contenido es muy concreto para quien tiene o puede tener la necesidad en el corto plazo.

Si tu dentadura es maravillosa te da igual lo que tienes que saber antes de cambiártela, y si ni siquiera tienes un piso en propiedad te da igual lo que haya que saber antes de vender algo que ni siquiera posees. Por lo tanto, quienes cliquen en el anuncio, muy probablemente tengan la inquietud o la necesidad de lo que les quieres contar y te los llevas a la web.

En el artículo les das buenas razones, y al terminar tienes un enlace muy claro que les lleva a un contenido que va un poco más allá. Una página donde cuentas la estrategia que seguís en tu empresa para vender casas, o las tecnología y el buen hacer que tenéis en tu clínica para cambiar los dientes.

Habrá gente que se marchará al ver la primera página (por eso se llama embudo, porque no descienden todos), pero habrá otro que seguirán informándose, y lo harán en una página que has creado para despertar su interés y su deseo.

En esa página tendrás tu formulario y tus vías de contacto para que, si les has convencido, se pongan en contacto contigo. Pero si no se deciden, si dudan, si piensan que ya lo harán más adelante y se marchan… Les lanzas la campaña de remarketing.

Sabes que han venido porque han visto una página de consejos sobre un tema concreto, que después han seguido informándose de cómo tú puedes ayudarles, y en la campaña les recuerdas que existes, les recuerdas lo que haces, los beneficios o, como hemos dicho en otras estrategias, para hacerles una oferta que ayude a acelerar la conversión, la compra.

 

 

Como ves, las estrategias de remarketing son la forma más rentable y eficaz de conseguir clientes y es algo que deberían hacer todas las empresas que invierten en Marketing Digital, porque si no estarán dejando pasar muchas de las oportunidades.

Si no sabes cómo planificar tus estrategias ponte en contacto conmigo, que yo te ayudaré a hacerla.

 

Contáctanos

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *