El Feminismo como arma arrojadiza en Publicidad (el caso Font Vella).

Elena Furiase Agua Font Vella

Las marcas tratan siempre de estar a la moda, de seguir las tendencias y los pálpitos de la sociedad. Y para ello en ocasiones pisan terrenos farragosos que rezuman oportunismo y tratan de apropiarse de lo que no es suyo para generar beneficios. Y esta vez ha sido Font Vella la que utiliza el feminismo de una forma más que discutible para confundir a la gente y llenar sus bolsillos.

 

energía verdeSeguramente los casos más conocidos de apropiación de mensajes nacidos en la sociedad para asociarlos a las marcas fueron los que surgieron a raíz de la concienciación del cambio climático.

Había que hacer de nuestro planeta un lugar más verde, más natural, más ecológico. La gente se había concienciado del problema y pedía soluciones a las esferas políticas nacionales e internacionales. Y ahí estaban las grandes marcas para apoyar o, mejor dicho, para apropiarse de las demandas, para hacerlas suyas, para presentarse como adalides del movimiento.

En ese momento todo se convirtió en verde, natural, bío, ecológico… Hasta las grandes energéticas, con acciones en empresas de energías renovables pero especialmente en empresas de energías fósiles, se lanzaron a realizar campañas en las que imperaba el color verde, los cielos azules, la naturaleza, el medio ambiente, lo ecológico, etc.

Ellas, responsables en buena medida de la situación, se mostraban como las defensoras de la ecología, del mundo verde, y lo proclamaban a los cuatro vientos. Porque una mentira repetida mil veces no se convierte en verdad, pero la gente se la cree.

 

Gas Natural Fenosa Renovables

 

La Era del Feminismo.

Pero las proclamas sociales varían y con ellas los mensajes publicitarios que quieren aprovecharse de ellas. Así, desde hace unos años, y muy especialmente en los últimos meses, la sociedad ha despertado ante el machismo y se ha dado cuenta de que las mujeres no pueden cobrar menos por el hecho de ser mujeres, ni se les puede tocar el culo en un bar aunque te hayas bebido unas copas, ni son admisibles los cientos de situaciones que tienen que vivir y que son las semillas que hacen que cada año, solo en España, mueran asesinadas una media de 70 mujeres a manos de sus parejas o ex parejas.

La sociedad ha despertado y el grito está en la calle. Y ya ha habido alguien que ha corrido a apropiarse del mensaje. Y como vamos a ver, sin más propósito que hacer caja con un sector de la población.

Font Vella, “Yo soy así”, libre de impurezas.

“Solo si nos liberamos de qué dirán, podremos ser nosotros mismos. Font Vella, un agua libre de impuerezas”. Es el eslogan que reza la campaña. Que ligado al producto viene a decir que no te importe lo que digan porque bebas su agua, porque estarás siendo tú mismo. Publicitariamente mal, pero aquí los tecnicismos publicitarios son lo de menos, el delito está en otra parte.

Antes de seguir, echa un vistazo al spot que está en el aire en todas las cadenas de televisión:

 

Para la música han elegido el tema de Alaska; “¿A quién le importa?” muy bien versionada por Rozalén. Una letra que alude a la libertad individual de la mujer escrita hace 32 años, cuando que una mujer pidiera su independencia para vivir era algo de la “Bruja Avería”, no de las “mujeres normales”.

Quizá la culpa es mía
por no seguir la norma,
ya es demasiado tarde
para cambiar ahora.

Me mantendré
firme en mis convicciones,
reforzaré mis posiciones.

Mi destino es el que yo decido
el que yo elijo para mi.
¿A quién le importa lo que yo haga?
¿A quién le importa lo que yo diga?
Yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré.

Una letra que como veis aplica perfectamente con las reivindicaciones actuales y que acompañan con imágenes de mujeres, algún rostro conocido incluido como el de Elena Furiase, haciendo lo que la libertad les brinda y el hombre, o la sociedad, les ha prohibido durante siglos: una mujer boxeadora, una motera, una embarazada en una discoteca, una madre que amamanta en público, una abuela con bailando con cascos, una que se rapa la cabeza, raperas de look “poco femenino”, indignadas en la calle, niñas que vencen a niños, una chica con sobre peso y, por su puesto, una pareja de lesbianas.

La música va creciendo, en tono y en ritmo, igual que las imágenes y el gesto reivindicativo de las actrices. Ya lo tenemos todo, estamos a punto de llegar al climax del spot, estamos a punto de salir a la calle y gritar a favor del feminismo y entonces… Entonces entra la marca, te suelta ese claim del que os hablaba antes y Font Vella se convierte desde ese mismo instante en el agua de las mujeres que apoyan el movimiento, que quieren la igualdad.

Font Vella = Feminismo.

 

font vella y el feminismo

Si queréis apoyar la causa, ¿por qué os apoyáis solo a vosotros? Una posible solución.

Habrá gente que diga que este anuncio apoya el feminismo, será la confirmación de que su estrategia y su mensaje a conseguido confundirnos, pero os confirmo que no, que solo apoya a su marca. Lo demás es oportunismo y mala praxis publicitaria.

Porque si de verdad querían apoyar la lucha de las mujeres podían haberlo hecho de una forma mucho más honesta y que aportara algo más que dinero a su bolsillo.

No tenían ni que cambiar el spot, lo podían cantar tal cual y, al final, en vez de decir que su agua, limpia de impurezas, es para esas personas que se quitan las suyas (insisto que esto van a tener que explicármelo porque me tiene perplejo), decir que apoyan el movimiento feminista, que de cada botella vendida donarán un pequeño porcentaje a las mujeres maltratadas, a las asociaciones o a quien consideraran oportuno, que dijeran que habían reducido un 10% su plan de medios y lo habían donado, que las actrices, los propietarios de los derechos y demás gente implicada habían hecho lo mismo y que iban a hacer una bolsa de dinero que iba a ayudar a las personas que realmente luchan por la igualdad de derechos.

No era tan complicado y era mucho más honesto. Con las mujeres y con su marca. Pero han elegido el otro lado, uno que, en mi humilde opinión, es absolutamente oportunista y que se apropia de un mensaje porque el miles de personas pelean cada día. En publicidad no todo vale. 

 

Escribe tu nombre y tu email y recibe el libro «La Democracia del Marketing Digital» y otras novedades.

Deja un comentario