La leyenda de El Ciego y el Publicista

Cuentan por los mentideros de la publicidad que había una vez un anciano que todos los días pedía limosna reposado en una tapia con un viejo sombrero y un cartel que decía: “Soy ciego, ayúdenme”.

Cada mañana, camino de su trabajo, un joven creativo de una agencia de publicidad cercana veía al hombre en cuyo roído sombrero a penas había unas pocas monedas. Y contribuía con una más. Escaso botín para sus necesidades.

Un día de primavera, el joven acudió a su trabajo con tiempo y caminaba relajado junto a la tapia cuando vio al anciano. Se acercó a él y le dijo: “hoy no te voy a dar una moneda, hoy voy a escribir algo en tu cartel”.

Y eso hizo. Cogió el cartel, le dio la vuelta, escribió unas palabras y se marchó.

Al rato el anciano comenzó a escuchar como las monedas caían en su sombrero. Una tras otra. En un proceso que se repitió durante todo el día. Al caer la tarde, el hombre, intrigado, al escuchar unos pasos se dirigió a la persona que ante él cruzaba y le pregunto: “perdone, ¿podría decirme que pone en mi cartel?

A lo que el viandante le contestó: “Hoy comienza la primavera, pero yo no podré verla”.

 

diferencia entre Ventas y Marketing

 

El poder de la Palabra.

Todo se puede decir de muchas maneras, y no es una cuestión de creatividad, de talento o de educación, es una cuestión de sentido común y empatía que se puede aplicar en los negocios y en la vida.

Toda comunicación, por concepto, tiene un receptor. Y el mensaje tiene que estar pensado para su cerebro y sus sentimientos, no para los tuyos. Piensa en el mensaje que quieres transmitirle y moldéalo en función de cómo crees que va a ser más efectivo para lograr lo que buscas. Porque la persuasión se hace sobre las ideas del otro, no sobre las tuyas, eso sería exigir.

Pero además hay que tener en cuenta que las palabras crean imágenes en la cabeza de quien las recibe. O al menos es lo que debes tratar de conseguir porque se refuerza el mensaje y su recuerdo.

Te pongo dos ejemplos:

  1. Si te digo que “el Ser Humano gasta al año 2 billones de dólares en armamento”, la frase no te dice mucho y su contenido no te llega con demasiada fuerza. Es una cifra más. Pero si te digo que “con el gasto militar anual podríamos dar de comer a 2 planetas como la Tierra”, la cosa cambia. Ahora te imaginas un poco mejor lo que representa esa cifra. Y es dramática.
  1. Si te digo que al año mueren en el mundo 3 millones de personas por el tabaco, lo mismo, es una cifra más. Si en vez de eso te digo que “es como si en una de cada 10.000 cajetillas hubiera un cigarro de dinamita”, te puedes imaginar la cabeza de alguno explotando, y si fumas mucho puedes llegar a pensar que antes o después será la tuya.

Las palabras crean imágenes en la mente, las imágenes crean recuerdos, los recuerdos apelan a los sentimientos y el Ser Humano es 10% razón y 90% inspiración. Así que tenlo en cuenta cada vez que tengas que dar un mensaje, a tus clientes, a tus compañeros de trabajo, a tus hijos o a tu pareja.

 

einstein: Si siempre haces lo mismo no esperes resultados distintos

 

“Si siempre haces lo mismo no esperes resultados distintos”.

El que más limpia, lo mejor para tus pies, las vacaciones soñadas…

Einstein se refería a la Creatividad en general y la frase no necesita explicación. Es obvio y racional. Pero como la creatividad está en todo y muy especialmente en el mundo del marketing y la publicidad, es preciso tenerla en cuenta en cada comunicación.

Si siempre destacas los mismos beneficios, si siempre lo haces de la misma manera o de una manera similar, no esperes que los resultados cambien. Si quieres que las cosas cambien, empieza cambiando tú.

Busca las ventajas escondidas, busca cómo transmitirlas de manera diferente, busca cómo llegar a las personas de una forma que no lo hayas hecho hasta ahora. No te asegura resultados, pero la prueba-error es la base de la innovación y la innovación es el mejor camino para el desarrollo, para avanzar.

Y recuerda que casi siempre el más ciego es el que no quiere ver.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *