marketing político

Si pensabas que El Gran Hermano era una fantasía de Orwell en 1984 o el despropósito social de un programa de televisión, prepárate porque los partidos políticos están listos para espiarnos, seguirnos por la red, clasificarnos ideológicamente y acosarnos. Todo protegido por una ley que han hecho a su medida y a la que van a poner un lazo de marketing para metérnoslo por donde nos quepa. Y eso no es lo peor.

 

Una vez más los políticos españoles se han pasado de frenada. Y ya van unas cuantas. No les debe bastar la Gürtel, los EREs, la DUI o los tejemanejes en el Consejo General del Poder Judicial que ahora han decidido que si con tanta metedura de pata ya no pueden convencer a la gente nos van a manipular. Porque eso es exactamente lo que van a hacer. Nos van a investigar, van a crear perfiles ideológicos de todo el mundo y van a atacar a cada uno donde más le duele o donde más lo necesita. Por teléfono, por email, por Whatsapp o escribiéndote directamente a tus RRSS.

 

El Cambridge Analytica legalizado.

Cambridge Analytica hizo lo siguiente. Facebook lo sabe todo de nosotros como os decía en esta entrada. Le das tu nombre y apellidos, le dices el colegio y la universidad a la que fuiste, dónde vives, cuándo naciste, quiénes son tus amigos, qué páginas te gustan, qué periódicos, qué revistas, qué programas, qué fotos, le das tus propias fotos y si llevas la aplicación en el móvil saben hasta si has parado en una gasolinera a repostar o a hacer pis (sí, eso también lo saben).

Con toda esa información que aportas te conocen al dedillo. Saben lo que te gusta, lo que no te gusta, lo que te interesa, lo que lees, lo que no lees, lo que necesitas, lo que tienes (o pareces tener), lo que te preocupa y un largo etcétera. Gracias a todos esos datos se segmentan las campañas de publicidad, lo cual es un auténtico lujo para las empresas y los marketinianos. Pero Cambridge Analytica “se hizo” con la información y la utilizó para crear grupos ideológicos con el objetivo de contar a cada uno lo que quiere o lo que necesita en importantes elecciones electorales.

Así se ganaron dos importantes batallas: las Presidenciales de EEUU de 2016 y la votación del Brexit. Y se montó la marimorena. Alerta mundial y el CEO de Facebook compareciendo ante el Senado estadounidense y el Parlamento Europeo. Palabras mayores. Escándalo planetario.

 

Cambridge Analytica legal en España

 

Y en España, que somos muy listos, vamos a hacer exactamente lo mismo pero con una ley que lo ampara.

El BOE acaba de publicar la ley aprobada por el Senado con la que los partidos políticos, mediante empresas intermediarias, van a poder registrar toda tu actividad digital, pasada, presente y futura, y configurar en base a ella tu perfil ideológico. Y hay que tener en cuenta que la huella digital no es solo Facebook, es también Instagram, Twitter, YouTube, la web de tu empresa, tu propia web o los comentarios que hayas hecho, hagas o harás en artículos de periódicos y ya no estoy tan seguro de que no nos vayan a leer los mensajes privados de Whatsapp.

Y no solo te pueden rastrar mediante tu actividad sino también mediante la actividad de los que te rodean, que la inteligencia artificial avanza a buen ritmo y es capaz de saber muchas cosas de ti sin que tú hayas dicho nada.

De esta forma podrán saber cómo reaccionas a los escándalos de corrupción, tu posición ante Cataluña, si te gustan las noticias de un partido u otro, si antes te gustaban las de uno y cada vez más la de otro, si te importan los temas sociales o los temas de salud, si prefieres los referentes a la ecología, a la movilidad en las ciudades, si hay algún político que te gusta o alguno que te disgusta, si eres sensible a las subidas o bajadas de impuestos, a la transferencia de competencias a las autonomías, a la exhumación de Franco, tu posición ante la inmigración…

Y toda esta información de millones de personas que van a recopilar no la van a utilizar para pulsar las necesidades o preocupaciones de la población e intentar solventarlas. La van a utilizar para manipularte.

manipulación política, Marketing Electoral

 

De la propaganda a la manipulación.

Todos esos datos los van a cruzar con datos personales como tu teléfono o tu email, que puede que pienses que son difíciles de conseguir pero es sumamente fácil, y pueden ponerse en contacto contigo aunque tú no lo desees.

Te pueden mandar emails, whatsapps, SMS o mensaje directos en Twitter y en Facebook para hablarte de temas que te interesan o que te indignan, que es precisamente lo que hizo Donald Trump. Cambridge Analytica sabía cuáles eran los amores y los odios de la gente y disparaban donde más tocaban la fibra sensible. Ahí entraron las Fake News. Si sé lo que te gusta te voy a decir que es lo que yo apoyo, si sé lo que te repugna te voy a decir que es lo que hace el otro.

Es decir, van a dejar de matar moscas a cañonazos y se van a dirigir a ti del modo que consideren más efectivo y te van a decir justo lo que saben que quieres escuchar. Y eso ya no es informar, es manipular.

 

El Parlamento Europeo se echa las manos a la cabeza.

Esta nueva ley lo que permite es el Spam Electoral a pesar de que tenemos una regulación reciente destinada a controlar duramente este tipo de actividades, pero los partidos políticos se la van a saltar a la torera con un punto en la ley que dice «El envío de propaganda electoral por medios electrónicos o sistemas de mensajería y la contratación de propaganda electoral en redes sociales o medios equivalentes no tendrán la consideración de actividad o comunicación comercial». Así que en Bruselas nos están mirando con la boca abierta.

Según los juristas la ley no cumple los requisitos legales y deberá ser un juez quien decida. Pero hasta entonces habremos vivido ya unos cuantos procesos electorales y habrán recopilado unos cuantos millones de datos.

 

Espionaje político legal

 

La justificación de los partidos políticos.

A pesar de que todo el mundo ve la nueva ley como un disparate, los políticos lo justifican diciendo que “se facilitará al destinatario un modo sencillo y gratuito de ejercicio del derecho de oposición”. Es decir, que si un partido político llega a ti, y te das de baja, te apuntan como votante de otro partido y ya saben algo más certero. Y nada les impide volver a bombardearte de otro modo.

A nivel legal es algo muy preocupante porque han creado una ley para saltarse la ley. Así de simple. Te van a espiar, van a crear tu perfil ideológico y van a ir a por ti. Y a por mi. Y a por los nuestros. Y a por los otros. A por todos. Cada partido con su mensaje basándose en nuestras filias y en nuestras fobias. Y nos lo van a hacer tragar alegando que es información social, que lo hacen para mantenernos bien informados de su programa electoral, como si nada hubiera cambiado, como si nadie se hubiera enterado, sin importarles que el Parlamento Europeo vuelva a alucinar con la catadura moral de quienes nos gobiernan o pretenden hacerlo. Y todo con un único fin, manipularnos para ponernos de su lado y enfrentarnos con el otro lado.

Así que no te salgas del redil o el Gran Hermano te susurrará al oído.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *