Es una duda que hoy tienen el 90% de las empresas y que en realidad es muy sencilla de entender y de planificar si se tienen claros sus conceptos básicos: una busca la demanda existente, la otra generar dicha demanda. Vamos por pasos.

 

La crisis ha puesto en alerta a todas las empresas. Y aunque una de las primeras cosas que, erróneamente, hacen muchas es eliminar o disminuir su presupuesto en marketing, también saben que ese mismo marketing puede ser su palanca para salir de ella.

La mayoría tiene claro algunos elementos que poner en marcha, porque les han funcionado en el pasado, porque son clásicos a los que aferrarse o porque han oído que dan buen rendimiento. Pero a la hora de adentrarse en el mundo de la publicidad digital el binomio Google Ads (búsqueda) – RRSS Ads les lleva por la calle de la amargura. ¿Cuál es mejor y por qué?

En realidad no hay uno mejor que otro. Todo depende del producto o servicio que se ofrece, del publico objetivo, de la demanda y de los objetivos, pero hay que tener una cosa clara desde el principio y que es su mayor diferencia: Google Ads, en su faceta de campañas para palabras de búsqueda, ataca directamente a la demanda existente, mientras que las campañas en RRSS; Facebook, Instagram, Twitter, Linkedin…, buscan generar la demanda.

Es decir, las campañas de Google Ads se centran en llegar a las personas que en este momento están buscando productos, servicios o soluciones como los que tú ofreces. Si lo que te interesa vender son barbacoas, vas a elegir todas las palabras relacionadas y frases que la gente utiliza para encontrar barbacoas, y cuando las escriban en el buscador, antes de las respuestas orgánicas, las que están ahí por posicionamiento, aparecerá tu anuncio para adelantarte a ellas y que lo primero que vean sea a ti. Bueno, tu anuncio.

 

 

En las campañas de redes sociales lo que haces es definir a quién se le va a mostrar tu anuncio de barbacoas por gustos, intereses, situación geográfica y otras muchas variables. Es decir, podrías enseñar tu anuncio en un barrio que sabes que hay villas, chalets, casas con bajos ajardinados, terrazas amplias, etc., o que tengan intereses en temas relacionados con el mundo de la barbacoa. A estas personas a las que les va a aparecer tu anuncio no están buscando, o al menos que tú sepas, comprarse una barbacoa, pero ahí entra tu perspicacia, o la de tu publicista, para indicarles que en una cuarentena se vive mejor con barbacoa, que pueden traer familia o amigos a casa (más adelante) y hacer grandes comilonas, que serán el anfitrión perfecto… El objetivo es que esa gente que puede tener una barbacoa piense: “que bien quedaría en mi terraza y cómo la vamos a disfrutar”

 

Un ejemplo en blanco y negro.

Los anuncios de búsqueda de Google Ads son como eran antiguamente las Páginas Amarillas si estas pudieras llevarlas siempre en el bolsillo y en 10 segundos encontrar las empresas o los servicios que necesitas en ese mismo instante y que, del mismo anuncio, te saliera el catálogo de la empresa.

Y las campañas en redes sociales son como los anuncios de los periódicos pero pudiendo elegir escrupulosamente a qué lectores les tiene que aparece el anuncio, pagando solo por los que lo ven, pudiendo ellos mismos enseñárselos en el momento a otros amigos suyos y que solo con “acariciar” el anuncio les apareciera tu catálogo.

Los Milenials y Centenials os habréis quedado a cuadros con esta explicación, pero a los Baby Boomers quizá les haya aclarado bastantes cosas.

 

Entonces qué hago.

Lo primero que tienes que saber es si tus posibles clientes están buscando en Google cosas iguales o similares a lo que ofreces. Si es así tienes que ver si hay competencia haciendo campañas y cómo son. Si por los términos que quieres que te encuentren no hay anuncios, o hay pocos, el coste de adquisición será más bajo porque seréis menos empresas pujando por las mismas palabras. Y si hay muchos anuncios el coste de adquisición será más alto. Entonces tienes que valorar cuánto puedes invertir por cada contacto que consigas.

Si por el contrario no se producen búsquedas por los términos que te interesan o las búsquedas son simplemente testimoniales, entonces tienes que salir a buscarles. Y ahí entran las redes sociales.

En ellas es casi seguro que vas a poder segmentar por al menos uno o varios intereses relacionados con lo que ofreces. Además, obviamente, de por los datos demográficos habituales y los geográficos que pueden llegar a ser tan pequeños como un código postal. Y tus anuncios solo se mostrarán a esas personas que has indicado y que son los que consideras que pueden ser más proclives de comprar tus productos.

 

 

Lo mejor un Mix.

Por algo una de las primeras cosas que se enseñan en las clases de marketing de la universidad es eso del Marketing Mix o, hablando vulgarmente, no poner todos los huevos en la misma cesta.

Es mejor probar ambas plataformas, puedes incluso probar otras herramientas de Google Ads como el display, aunque yo soy partidario de usarlo principalmente para el Remarketing, ver qué resultados te da cada campaña y repartir el presupuesto en función de los datos y de las necesidades puntuales de cada momento.

En definitiva, que la pregunta sobre qué es mejor para afrontar la crisis; campañas de Google Ads o en Facebook e Instagram, es muy parecida a la pregunta de, ¿a quién quieres más, a tu madre o a tu padre? Les quiero igual, pero cada uno me aporta unas cosas diferentes y entre ambos me ayudan a crecer.

 

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *