Yo le escribía las cartas a Mariano Rajoy.

cartas Mariano Rajoy

En este artículo no vais a aprender nada. Pero os quería contar esta historia para que entendáis un poco mejor cómo funciona la comunicación y que detrás de cualquier elemento susceptible de ser publicitario, hay detrás alguien que sabe qué decir y cómo decirlo para que resulte convincente. Así que lo primero; pensamiento crítico y sentido común.

Quizá el ex Presidente del Gobierno Mariano Rajoy, por lo que implica, sea la figura más destacable de las personas a cuyas firmas he puesto palabras. Otro que hoy destaca mucho porque parece que se está metiendo en un buen berenjenal es Francisco González, ex Presidente del BBVA, pero fueron muchos, personajes y marcas, porque si hay algo profesionalizado en el mundo empresarial es la comunicación. Su tarea podrán hacerla mejor o peor, pero para contarla no se da puntada sin hilo.

Rajoy, el escritor en la sombra.

Un día estaba en casa de un amigo y, cogiendo unas cartas de la encimera, me dijo: “me ha llegado una carta de Mariano Rajoy con los nuevos puntos en los que se va a centrar y tiene buena pinta”.

Yo no daba crédito a lo que me decía, aunque sabía perfectamente de qué me estaba hablando. En aquel momento Mariano no era Presidente del Gobierno, era solo “El Candidato”, y a la agencia en la que entonces trabajaba había llegado una petición en forma de campaña de mejorar la imagen de aquel hombre que para entonces ya se había metido en algún que otro charco.

Le pedí que me la enseñara y ahí estaban: mis textos con la firma de Mariano. Y a mi amigo, no sospechoso de ser seguidor del partido de la gaviota (¿es una gaviota, un charrán, un cormorán…?), la explicación que le daba le había parecido convincente. Ver para creer.

He de reconocer que cuando me cayó aquel trabajo solicité la objeción de conciencia, algo que hubiera hecho con cualquier otro partido, básicamente porque creo totalmente en el poder del marketing y de la comunicación, y utilizarlo para moldear el pensamiento y el voto de los ciudadanos no me parece en absoluto correcto. Pero mi jefe se echó a reír y me dijo que me lo tomara como el trabajo de cualquier otro cliente, que hiciera que pareciera simpático y que lavara unos cuantos cerebros. Tal cual.

Y ahí me puse. Y al parecer surtió efecto.

A mi amigo no le pude decir que la campaña la había hecho yo y que Mariano Rajoy seguramente ni sabía que eso estaba en marcha porque teníamos firmado un contrato de confidencialidad (bueno, qué carajo, claro que se lo dije, ¡que eso ya ha prescrito!) 😉

 

Cartas Francisco Gónzalez BBVA

 

Francisco González, otro pez gordo con negro para la pluma.

¿Quién tiene más poder en España; el Presidente del Gobierno, el Ministro de Economía o los directores del BBVA y el Santander? Yo lo tengo clarísimo. Quien maneja el dinero ostenta el poder.

Pues resulta que durante muchos años llevé junto a mi querido Curro Suárez la cuenta del BBVA. Casi todo lo que hacia el banco pasaba por nuestra manos. Sí, muchas mentiras y mucha majadería, que eran épocas de vacas gordas. Tantas que hasta un día el mismísimo Arturo Pérez Reverte nos dedicó una sus editoriales para atizarnos hasta en el cielo del paladar. Tenía razón en casi todo lo que decía, lástima que él haga lo mismo en vez de con productos con pensamientos.

Los trabajos para este cliente iban de la A a la Z. Desde televisión hasta envíos de sobre y carta. Y algunas de ellas las firmaba el Presidente del Banco Francisco González, pero se las escribía yo.

Igual que Mariano, seguramente él no sabía que esas acciones se llevaban a cabo, eran puro trámite, si había una novedad importante de la que alegrarse o una cagada seria de la que arrepentirse, el Presidente daba la cara y se lo explicaba a todos sus clientes por carta personalizada. Te escribía el presidente del banco llamándote por tu nombre y te daba las explicaciones pertinentes para que les perdonaras.

Pero la realidad era que ahí estaba yo, con veintialgunos, metido en la cabeza de uno de los hombres más poderos y ricos de España tratando de apaciguar a sus clientes. Y al parecer funcionaba.

 

mariano rajoy y francisco gonzález

 

El poder de la comunicación.

La comunicación es poderosa. Por eso las grandes empresas no las dejan en manos de cualquiera. No las dejan ni siquiera en manos de sus máximos responsables, buscan especialistas y dejan que hagan su trabajo.

Detrás de cada banner que aparece ante tus ojos, de cada email de empresa, de cada contenido en RRSS, de cada consejo de la radio, de cualquier spot, promoción, de los productos de la compra o de cada comunicación que te hace tu banco o tu partido político, hay mucho trabajo empático de alguien que está pensando, ¿cómo consigo que me prefiera, cómo consigo que se quede conmigo?

Es paradigmático la cantidad de empatía que adquieres en esa profesión. Aprendes a ponerte en la piel de cualquiera para decir exactamente lo que el otro quiere escuchar. Y lo trabajas, y lo repites, y lo trabajas, y lo repites y al final casi casi sale solo.

Así que si quieres hacer una comunicación efectiva, contrata a gente efectiva, y si no quieres caer en la trampa de la comunicación publicitaria, piensa siempre qué hay detrás de cada mensaje que recibes.

Pensamiento crítico y sentido común.

 

 

Escribe tu nombre y tu email y recibe el libro «La Democracia del Marketing Digital» y otras novedades.

Deja un comentario