¿Sabes diferenciar entre Coca Cola y Pepsi? Este experimento demuestra que no.

experimento diferenciar Coca Cola y Pepsi

La mayoría de los consumidores afirman que saben diferenciar el sabor de ambas bebidas. Algunos son capaces de hasta apostarse dinero. Pero cuando hacen la prueba descubren que confiaban demasiado en su sentido del gusto. La razón es que la gente compra marcas, no productos y su efecto es tan grande en nuestro cerebro que hasta anula nuestros sentidos.

Las marcas que usamos hablan de nosotros. Consciente o inconscientemente. Cuando quedas con amigos dejas el móvil encima de la mesa, los que fuman el tabaco, pides un tipo de cerveza u otro, un tipo de ginebra u otra y conduces el tipo de coche que te puedes permitir o el que quieres que los otros piensen que te puedes permitir.

Coke Pepsi experimentEs la condición del Homo Consumidoris. Las marcas te venden un estilo de vida, una personalidad, unos rasgos, un estatus. Y luego tu utilizas esas marcas para mostrar tu estilo de vida, tu personalidad, tus rasgos o tu estatus. Es la pescadilla que se muerde la cola.

¿Cómo se entiende que prefieras, y por tanto compres, unas marcas a otras que hacen productos casi iguales? Hay gente de Adidas y hay gente de Nike. Y son fieles a la marca como si las características de sus productos las hicieran diferentes, mejores.

Unas zapatillas Adidas de 40 euros pueden tener unos atributos muy diferentes a unas zapatillas Adidas de 140. Pero con toda seguridad, las Adidas de 40 euros serán muy similares a las Nike del mismo precio, igual que las Adidas de 140 se asemejarán en cualidades a sus homólogas de Nike. Y sin embargo en tu cabeza tienes claro cuáles prefieres.

Esto se da en infinidad de productos, pero alcanza su zénit con la Coca Cola y la Pepsi, y como siempre me han inquietado los comportamientos de los compradores, durante años he utilizado a mis alumnos como “conejillos de indias” para demostrar y demostrarles que el motivo principal porque el que compramos la mayoría de productos es por la marca, no por el propio producto.

 

Coca Cola Vs Pepsi

 

El experimento de la Coca Cola y la Pepsi.

Por alguna razón recuerdo en los viajes familiares de mi infancia las paradas en los restops de carretera cuando mis hermanas mayores pedían Coca Cola y si el camarero les decía que solo tenían Pepsi, se pedían una Fanta (que al ser también de Coca Cola Company era sustituida por Kas, de Pepsi Co, pero eso parecía no importarles, el sabor que no les gustaba era el de la Pepsi).

Yo no lo entendía. A mi me parecían iguales. El color, el sabor, las burbujas, los hielos… Con los años acabé haciendo los mismo que ellas hasta que, ya de mayor y metido en el mundo del marketing, entendí que era un gran error. Así que cuando fui profesor, traté de convencer a mis alumnos con un experimento.

diferenciar entre Coca Cola y PepsiEn total este experimento lo he realizado con unos 50 alumnos entre los 24 y los 50 años. Primero les hablo de las marcas, de sus diferencias y sus similitudes, les pongo varios ejemplos y al final pregunto a la clase quiénes son capaces de diferenciar el sabor entre ambas bebidas de cola.

Normalmente se levantan muchas manos. Demasiadas. Voy acotando para quedarme con los que realmente confían al 100% en su gusto y que suelen ser aquellos que estarían dispuestos a jugarse dinero por ello. Cuando quedan unas 5 manos levantadas los “echo” de clase.

Saco una botella de Coca Cola, una de Pepsi y 10 vasos iguales. 5 vasos los relleno con una bebida y los otros 5 con la otra. Llamamos a los alumnos que tanto confían en su sentido del gusto y empieza la suculenta cata.

Pronto empiezan las primeras reacciones: los que sonríen y afirman con la cabeza anunciando en silencio que ya lo tienen, los que dicen que sin hielos y limón es más complicado, lo cual no es cierto porque los hielos aguan el refresco y reducen su sabor al tiempo que el limón les da un toque ácido que también lo perturba, y los que sorbito a uno, sorbito a otro, vacían el contenido de los vasos antes de decantarse.

Durante el proceso de prueba nadie puede decir nada, no pueden hacer preguntas ni dar opiniones que puedan condicionar a sus compañeros. A la cuenta de tres y cuando todos han afirmado que tienen una respuesta, dan un paso a un lado u otro en función de su decisión. Nunca ha habido unanimidad y en total solo dos personas dijeron que no se decantaban.

Ahí llega su primer baño de realidad. Todos los participantes afirmaban que eran capaces con un 100% de seguridad de diferenciar los sabores, pero ahora están unos en un lado y otros en otro, y en términos generales no hay una elección mayor de una bebida u otra. Luego la mitad de los tan seguros consumidores se están confundiendo. Y se dan cuenta de ello. Pero todavía queda un paso más para que comprendan su incapacidad para reconocer productos.

 

cata a ciegas Coca Cola Pepsi

 

En ese momento les saco una botella de Cola de 2 litros de una marca blanca, hasta 4 marcas diferentes he utilizado, con la que he rellenado las botellas de Coca Cola y Pepsi que antes de la clase he tirado por el retrete.

En los vasos de la cata no había ni Coca Cola ni Pepsi, en todos ellos había una misma bebida de un precio muy inferior. Y no solo no se habían dado cuenta de que el sabor de su refresco favorito no se encontraba en ninguno de los vasos, sino que bebían uno, bebían otro con un intervalo de 1 segundo, volvían al anterior, volvían al segundo… Y no se percatan de que en ambos recipientes está la misma bebida.

Siempre hay uno que dice: ¡has hecho trampa! Y es cierto. Pero la verdadera trampa no la he hecho yo, la han hecho las marcas. Mediante la comunicación, los anuncios, el diseño, el posicionamiento y otra serie de estrategias de marketing, les han hecho creer que su producto es mejor que el de la competencia, que es el que se adapta a ellos, a sus gustos, a su forma de ser, a su forma de vida y es el que prefieren consumir.

Y tan real es esa sensación que al consumirlos el cerebro nos engaña con una falsa sensación de acierto, de satisfacción.

 

messi pepsi

Está claro que este experimento no se puede extrapolar a todos los productos ni a todas las marcas y que dentro de un mismo segmento existen diferentes calidades y en las personas existen diferentes gustos.

Pero es una clara demostración de cómo nos afectan las marcas y el trabajo que hay detrás de ellas y que en productos similares o ante la duda de comprar uno u otro, la marca, lo que pensamos de ella y lo que nos han hecho creer, son el detonante para que acabemos comprando o no.

Así que ya lo sabes, las marcas son tan importantes como los productos o incluso más. Debes reforzar la tuya, darle atributos y acercarla a tus consumidores para que en el momento de la decisión de compra apuesten por ti y no por la competencia.

Y cuando alguien te diga que diferencia entre la Coca Cola y la Pepsi, haces este experimento y le demuestras lo confundido que está y el valor del marketing hasta en nuestras decisiones más cotidianas.

Escribe tu nombre y tu email y recibe el libro «La Democracia del Marketing Digital» y otras novedades.

Deja un comentario