Google Ads está en continua evolución, es el motor económico de Alphabet y es necesario realizar implementaciones que permitan que cada vez se anuncien más empresas y cada vez sean más los usuarios que hagan click en sus anuncios. Pero este último cambio, de diseño, no ha gustado a todo el mundo (como siempre).

Hasta hace unos días era bastante “sencillo” identificar los anuncios dentro de los resultados de búsqueda de Google. O al menos, bastante sencillo para los perfiles ciertamente experimentados en el buscador, que me atrevería a decir que hoy en día es prácticamente toda la sociedad.

Antiguamente, en el mundo del Marketing Digital esto suele ser como hace un lustro, los anuncios del por entonces denominado Google Adwords, estaban en la parte derecha de la pantalla, separados de los resultados orgánicos, y resaltados en amarillo.

Después se mantuvo más o menos el diseño de los anuncios pero se empezaron a integrar con los resultados orgánicos, en cierta medida porque los móviles cogían mucho peso y en ellos no había dos columnas de resultados. Pero también por que así destacaban menos. Luego quitaron el amarillo de fondo y este color lo recluyeron como un destacado de la palabra “anuncio”. Luego cambiaron el amarillo por el verde que llamaba menos la atención. Y ahora han dado un vuelta más al diseño para que la integración con las búsquedas orgánicas sea casi total.

Desde hace unos días los anuncios tienen la misma estructura y el mismo aspecto que los resultados orgánicos, visualmente son todos iguales con la excepción de que se mantiene la palabra “anuncio” en castellano y “ad” en inglés (donde se confunde absolutamente con los logos de las empresas pasando desapercibido).

 

¿Por qué Google Ads cambia su diseño?

El motivo es que nuestro cerebro se acostumbra muy rápido a descubrir lo que es un anuncio y lo que no. Y eso hace que muchas veces nuestros ojos pasen por encima de ellos casi sin fijarnos o directamente los obviemos, porque es un anuncio y algo querrán venderme.

Y el objetivo es precisamente anular ese aprendizaje para que no diferenciemos tan rápidamente los anuncios y hagamos más click en ellos, en vez de saltárnoslos y buscar las respuestas orgánicas, las que vienen por el posicionamiento.

 

¿En que te beneficia o perjudica?

Si eres un usuario normal en que tienes que fijarte y volver a aprender a descubrir los anuncios, si eres de los que prefieren siempre ir a respuestas orgánicas antes que a campañas (aunque muchas veces las campañas te llevan antes a la solución que buscas).

Y si realizas publicidad en Google Ads en que el CTR de tus campañas podría subir e incrementar el tráfico a tu web al hacer que los usuarios que discriminan los anuncios tengan más dificultades para ello y, por lo tanto, cliquen más en los anuncios que antes.

¿Esto es bueno o malo?

Es cuestión de acostumbrarse, porque quejarse va a tener el mismo efecto que quejarse de que el cielo es azul. El negocio principal de Google es este. Google es gratis porque el producto somos los usuarios y el cliente los anunciantes. El buscador va a tender, y tiende, cada vez a integrar más y mejor la publicidad, a darle más peso obligando al mismo tiempo a que esta se profesionalice y mejore paso a paso.

Como usuario te acostumbrarás. Aprenderás a diferenciar entre unas respuestas y otras y, llegado ese momento, Google volverá a cambiar algo y volveremos al principio.

Y como anunciante, si tu publicidad está bien pensada, bien redactada y bien ejecutada, tendrás más posibilidades de que tus posibles clientes hagan click en tu anuncio. Aprovéchalo la nueva fuerza de Google Ads antes de que pierda efectividad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *