redes sociales marketing y publicidad digital

Las RRSS no venden, ni siquiera persuaden, son el gatillo que detona el interés que lleva a los posibles clientes a querer saber más. Y ese más son nuestros contenidos en la web, pero ten mucho cuidado hacia dónde apuntas la pistola. Te puedes pegar un tiro en el pie o en un sitio mucho peor.

 

Hace unas semanas hablando con un ex alumno le pregunté por qué no hacían uso de las RRSS en su empresa, y me respondió que por miedo a que se volvieran en su contra.

Estar presente en las RRSS a veces suscita miedo, miedo a la crítica. Lo primero que debemos asumir es que no le podemos gustar a todo el mundo. Pretender gustar a todos suele significar ser irrelevante para la mayoría.

Todos sabemos que las redes están llenas de troles. Gente sin más oficio ni beneficio que arrear buenos sopapos a todo aquel que su mediocre moral considere. Ya os he hablado de los Haters y de cómo enfrentarlos, pero es cierto que en algunas ocasiones pueden hacer daño, y con la reputación de una empresa no se puede jugar, porque cuesta mucho tiempo y dinero levantarla. Así que antes de usar las RRSS, respondámonos a unas preguntas.

Pregunta 0: ¿Tienes algo que contar?

Le llamo pregunta 0 porque hay que hacérsela antes incluso de abrir cualquier perfil en una red social. Si no tienes nada que contar no necesitas ningún medio para contarlo. Por lo tanto hasta que a esta pregunta no respondas con un “sí” y a ese “sí” le pongas nombre y apellidos es mejor que te quedes aquí. Estas cargando la pistola y apuntándote en el espejo.

 

 

Pregunta 1: ¿Debes usar las RRSS en tu empresa?

Sí. Rotundo. No todas, pero al menos aquellas donde sepas que están tus posibles clientes (si no aún no conoces bien a tu Público Objetivo aquí te lo explico). Es importante que te centres en aquellas que sabes son interesantes para tu empresa. Cada red social que uses te llevará tiempo y el tiempo es dinero. Así que céntrate en las que te aportan valor.

 

Pregunta 2: ¿Para qué uso las RRSS?

Para informar, no para vender. Es cierto que Facebook se está metiendo en el mundo del ecommerce y puedes usar su plataforma como un nuevo canal de distribución. Pero a nivel de comunicación no trates de vender. La gente está harta de que le bombardeen con publicidad. Lo que tienes que hacer es resolverle un problema, darle una solución. De esa manera estará interesado en saber más, le podrás llevar a tu web y ahí, es donde tratas de descenderle por el Funnel de Ventas hasta convertirlo en cliente.

Pregunta 3: ¿Cómo consigo seguidores en RRSS?

Con tiempo y paciencia. Es lo primero. Ninguna empresa nació con 50.000 seguidores y la mayoría ni siquiera los necesitan. Si tienes una inmobiliaria en una ciudad de 150.000 habitantes para qué quieres 100.000 seguidores a lo largo y ancho del mundo. Solo necesitas 2000, pero de tu área de influencia y de tu público objetivo. Así que jamás pagues por seguidores ni publiques contenido que nada tiene que ver con tus objetivos simplemente porque sabes que se puede viralizar y conseguirte fans. Y recuerda lo que decíamos de los seguidores de Facebook; que son suyos, no tuyos, y si quieres llegar a ellos tendrás que pagar.

 

Pregunta 4: ¿Cómo hablo en las RRSS?

Antes de empezar a publicar pregúntate cuál es el tono de comunicación de tu empresa. Si tienes una farmacia y hablas de salud los chistes no suelen ser lo más indicado, porque el humor es sano pero la gente muy susceptible. Si tienes un teatro y hablas de Leo Harlem no vas a contarlo como si estuvieras en el telediario. Cada empresa tiene un tono, y ese tono se lleva a todas las comunicaciones y depende del producto y del target. Es como en la vida real pero llevado a los negocios, que parece obvio pero mucha gente no lo tiene en cuenta. Es más, cuando somos vendedores nos quitamos las gafas de los compradores, y es un grave error.

 

 

Pregunta 5: ¿Cómo hago para que mis publicaciones tengan alcance?

Hay dos variables inamovibles que hacen que los contenidos en RRSS tengan alcance: tener una lista de fans acérrimos que republican todo lo que pones, caso de las celebrities o de las marcas “cool”, o pagas por ello a la red social para que se las enseñe a la gente que te interesa.

Más allá de esto solo están los buenos contenidos. Y si son buenos o no, no lo decides tú, lo decide la gente. Así que debes saber qué le interesa a la gente, a tu gente, no a la gente en general porque sino con publicar videos de gatos lo tendríamos todo hecho, y escribir para ellos. Dales trucos, consejos, solución a problemas, ventajas, cuenta historias humanas, hitos, recomendaciones…

Y hazlo desde la perspectiva del periodista-publicitario: sorpréndeles con el titular, engánchales con el subtitular, consigue el click, dales un contenido interesante y permíteles que sigan descubriendo cosas en tu web.

 

Pregunta 6: Vale, vale, ¿pero cómo les vendo?

Te lo he dicho al principio, las RRSS no venden, son el gatillo que despierta el interés. Igual que un spot de coches no sirve para que salgas corriendo al concesionario o una marquesina de Hagen Dasz para que busques una heladería. Las RRSS son el vehículo para que te conozcan, se interesen por ti, quieran saber más y cuando llegue el momento de la decisión estés en sus cabezas (o a un solo click).

Del conocimiento a la venta hay un largo camino que debes trabajar para que tus posibles clientes lo sigan. Una web, una dirección, un número de teléfono… Las RRSS son solo el principio del camino.

 

Pregunta 7: ¿Y cómo sé si me estoy pegando un tiro en el pie?

En marketing lo contrario al amor no es el odio, es la indiferencia. Pero si acumulas indiferencia y odio suelta la pistola lo antes que puedas y dásela a alguien que sepa usarla. Es decir, si tus publicaciones no tienen repercusión o como mucho alguna crítica, si tus campañas no atraen gente a tu web, si los seguidores se te van a mayor ritmo del que vienen o si simplemente tu presencia es casi una ausencia, le estarás haciendo daño a tu marca y a tu bolsillo.

 

Todo el mundo puede abrir RRSS y llenarlas de contenido porque es fácil y barato. Pero el uso que después hagas de los medios sociales digitales es la imagen de tu empresa, lo que la gente pensará de ti cuando no estés.

Así que ten mucho cuidado porque las herramientas digitales en marketing pueden ser un buen arma para cazar clientes o una bomba de relojería en el centro de tu marca.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *